En Venezuela células madres regeneran Parkinson


El Parkinson: Pasivo pero doloroso


Realizado por: Geraldine Liccioni

Denominada como una enfermedad pasiva pero incurable, el Parkinson es el principal causante de las angustias de algunas personas, ya que estar en un completo movimiento diario provoca tensión, molestia y cansancio.
Siendo una enfermedad crónica, lentamente progresiva, y que se produce por una pequeña afección en una zona del cerebro llamada Sustancia Nigra, no es mortal, ni hereditaria, sino que causa un desánimo y baja autoestima en las personas que la poseen ya que sus signos clásicos son: temblor constante, lentitud en los movimientos, rigidez en los músculo, depresión, insomnios, desequilibrio, entre otras cosas.

La Dra. Ligia Labrador, neuróloga del Hospital Central de San Cristóbal, dice que esta enfermedad ataca en un 80% a las personas de la tercera edad, un 15% a personas de edad media y un 5% afecta a los jóvenes, comprendidos en edades entre los 20 y 30 años, haciendo un poco complicada el estilo de vida de estos. De igual manera explicó la Dra. Ligia explica que generalmente el temblor es una de las primeras manifestaciones, ya sea en una mano, una pierna o la mandíbula.
El temblor que al principio puede ser leve, va aumentando poco a poco con el pasar del tiempo, según el paciente y el tratamiento comenzando en una mano, luego la pierna del mismo lado de la mano, hasta llegar a todo el cuerpo, volviéndose la persona incapaz de hacer cosas de la vida cotidiana, como comer, cepillarse los dientes, escribir, manejar, e incluso vestirse, de igual manera, esto también puede presentar con el tiempo, dificultad al hablar, disminución del volumen de voz, inestabilidad al caminar, provocando caídas frecuentes.
Aún cuando el Parkinson no es letal y actúa de manera pasiva, puede provocar mucho dolor y desespero, ya que ese temblor constante es como estar haciendo ejercicio sin parar, causando rigidez y dolor casi insoportable en los músculos, logrando de esta manera tensión en las personas.

No se conoce el origen de esta enfermedad, La primera descripción científica fue realizada en el año 1.817 por el médico inglés James Parkinson, al que se debe su nombre. No obstante la Dra. Ligia, dice que no existe una cura definitiva, ni un modo de prevención, solo le enfermedad se controla por medio de tratamientos, medicamentos, terapias y cirugías, para que no se acentúe tan rápido, por lo que recomendó que cuando exista temblor en alguna extremidad el paciente debe dirigirse directamente al neurólogo, especialista en la enfermedad de Parkinson.
Aunque esta curiosa enfermedad la transmite el sistema nervioso, es decir, el cerebro a la parte afectada del cuerpo, es notorio observar que en Venezuela hay muy pocos especialistas en esta área, ya que no todos los neurólogos pueden estudiar estos casos, porque se trata de una célula cerebral que se muere por completo y el especialista es el que debe encargarse.

Tal como es el caso del Sr. Héctor París, quien tiene Parkinson desde el 2007 y no posee un grado tan avanzado, pero de igual manera se ha visto afectado al momento de realizar algunas actividades de la vida cotidiana, su temblor le comienza en la mano derecha, cuando iba a firmar un cheque, inmediatamente se dirige a un neurólogo y éste le anuncia una enfermedad denominada el mal del escribano

“El médico que me atendió, me dijo que a mi nunca me daría Parkinson, que el temblor que tenia iba a durar unos meses solamente, yo confiado del análisis médico estuve tranquilo los seis primeros meses”.

“Luego de visitar varios médicos, he incluso ir fuera del país a buscar una solución para este mal, comprendí que lo que tenía era Parkinson, por lo que tengo mi tratamiento religioso para que no aumente tan rápido y gracias a dios he contado con el apoyo de mi familia al momento de manejar esta situación, porque no es difícil solo para mi, sino ellos también sufren la enfermedad conmigo”. Concluyó el Sr. Héctor París.

Medicamento suministrado
Levodopa
Parkinless
Valeriana
Stalevo

En cuanto al tratamiento posible para el control de esta enfermedad, existen muchos, incluso terapias y cirugías, pero cada tratamiento depende del paciente y del grado de avance que posea, por ejemplo en cuanto a la cirugía que se trata directamente con la célula del cerebro afectada, el paciente tiene que tener un grado de 80%, es decir, casi todo el cuerpo tembloroso, y la cirugía consiste en atravesar el centro del cráneo hasta llegar a la célula muerta con una aguja aproximadamente de 30cm e inyectarle un líquido para regenerarla, la condición y el riesgo de esta operación es que la persona tiene que estar despierta y completamente conciente de lo que está pasando.

Sin embargo, estudios recientes para controlar el Parkinson hacen muy conocida a la Dra. Alami Rivero, médico cirujano y Vicepresidenta de la Asociación Venezolana de Medicina Regenerativa, quien a través de una llamada telefónica explicó de qué se trataba su técnica para reducir los temblores en 48 horas.
La Dra. Rivero dijo, “El nombre completo es, terapia celular regenerativa con células madre autólogas, que consiste en multiplicar la cantidad de células madre que distribuye la sangre por el cuerpo, normalmente, en 15minutos el torrente sanguíneo reparte 500 células madre, con la terapia, este número se multiplica hasta los cinco millones de células”.
En cuanto a la técnica empleada tiene tres etapas: extracción, tratamiento y devolución de las células madre al cuerpo del paciente, es decir, con una punción el médico extrae la célula madre de la médula del hueso esternón, porque es más blando que el resto del esqueleto, luego esas células son pasadas a un laboratorio donde se les aplica un tratamiento para convertirlas en una dilución de células centrífugas y poder devolvérselas al cuerpo, a través de una inyección intravenosa.
Hasta los momentos, estas técnicas de células madre comprende las enfermedades de Parkinson, Diabetes, Alzheimer, Artritis y Esclerosis. “Las células madre no son milagrosas, solo reparan y ayudan a regenerar el organismo”, concluyó la Dra. Rivero.

0 comentarios: